BUSCAR

SALDEP.es


PATROCINADORES



CONTACTO

SEMED / FEMEDE

Apartado de Correos 1207

31080 Pamplona - (España)

Tfn: 948 267 706 - Fax: 948 171 431

femede@femede.es

Cabcera
  • Imagen de portada
  • Imagen de portada
  • Imagen de portada
  • Imagen de portada
  • Imagen de portada

La actividad física para la mejora de salud


Existe mucha información sobre los beneficios de la actividad física en la salud de los adultos. Sin embargo, no se conoce mucho sobre los efecto de estilos de vida activo durante la niñez y la adolescencia, en la salud del individuo cuando llega a ser adulto. La poca evidencia que existe se refiere a los beneficios a corto plazo del aumento en la actividad física durante los primeros años de vida; en especial en los niños con riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Los adultos con estilos de vida sedentario tienen un riesgo mayor de desarrollar varias enfermedades crónicas. Si el patrón de actividad física aprendido en la niñez y adolescencia continúa en la adultez, el riesgo de enfermedad debe ser reducido. Por lo tanto es importante encontrar formas de motivar a la gente joven para que se mantenga activa a lo largo de la vida.


La actividad física juega un papel importante en la evolución psicológica y social, así como en el crecimiento y desarrollo corporal, el aprendizaje motor, y la aptitud de los niños. Por lo tanto, la actividad física es muy importante en esta edad, especialmente porque un aumento de la misma puede ser necesario en países en desarrollo.

 Existen grandes diferencias étnicas, culturales y socioeconómicas, dentro y entre los países de las Américas. Estas diferencias están asociadas con variaciones en la cantidad y calidad de alimentos consumidos, las oportunidades para la actividad física y los patrones de crecimiento y desarrollo corporal. Los niños latinoamericanos obesos tienen desórdenes relacionados con estilos de vida similares a aquellos de los niños obesos de los países con un alto grado de desarrollo. De la misma forma no existen diferencias significativas en los niveles de aptitud física cuando se comparan niños latinoamericanos de clase socioeconómica media y alta con niños de los mismos niveles de países industrializados.

 Hay evidencia convincente de que el bienestar general y la salud pueden mejorar considerablemente con aumentos en la actividad física y cambios en la nutrición y estilos de vida. A pesar de que no existe suficiente información sobre la actividad física en los niños de América Latina, no parece ser que la localización (rural o urbana) de los niños sea tan importante como el acceso y la oportunidad de practicarla. La escuela tiene un papel importante en mejorar la cantidad y la calidad de la actividad física en los niños ofreciendo programas de educación física y garantizando la supervisión médica y educativa adecuada.

 COPAMEDE recomienda que todas las organizaciones nacionales y locales interesadas en la salud y la productividad de sus ciudadanos aumenten sus esfuerzos para educarlos y proveerles mayores oportunidades para una mejor nutrición y actividad física apropiada.

 La actividad física no puede ser considerada aislada de factores como la nutrición. A pesar de ser una descripción simple de la compleja relación entre las mismas parece ser que: 1) niños con niveles adecuados de nutrición necesitan conservar dichos niveles mientras mantienen o aumentan la actividad física; 2) niños con una ingesta calórica excesiva necesitan reducirla mientras aumentan la actividad física para minimizar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, y 3) niños con una ingesta baja de calorías, proteínas y micronutrientes necesitan mejorar su nutrición y mantener la actividad física. En algunos casos, niños desnutridos pueden aumentar su nivel de actividad física si aumentan su ingesta dietética.

COPAMEDE cree que los niños tienen el derecho a ser activos y saludables.

COPAMEDE recomienda que los gobiernos, escuelas e instituciones privadas consideren las diferencias mencionadas en la ingesta nutricional y decidan las acciones apropiadas para cada caso.

Preparada por:

Dr. James Skinner. Presidente de la Comisión Científica de COPAMEDE.

Revisada y aprobada por el Comité Ejecutivo de COPAMEDE:

Dr. Carlos D'Angelo (Presidente).
Dr. Adrian Lorde (Vice-presidente).
Dr. Walter R. Frontera (Secretario General).
Dr. Howard G Knuttgen (Tesorero).
Dr. Bolívar González (Representante Grupo 1).
Dr. Milton Pinedo (Representante Grupo 2).
Dr. Terry Ali (Representante Grupo 3).
Dr. Norman Gledhill (Representante Grupo 4).

En reunión celebrada el jueves 28 de noviembre de 1996 en la ciudad de Santo Domingo,República Dominicana.

Con la participación de:

Dr. Claudio Gil de Araújo (Presidente Comisión de Educación de COPAMEDE).
Dr. Rafael Brenes (Representante de Costa Rica).
Dr. Rafael Robles (Representante de Guatemala).
Dr. Italo Monetti (Representante de Uruguay).
Dra. Rosemary Matos (Representante de República Dominicana).

Posición de la Confederación Panamericana de Medicina del Deporte (COPAMEDE).


Editar contenido Salir